TRATAMIENTOS - Fundación Galicia Verde

Logo de la Fundación Galicia Verde
Logo de la Fundación Galicia Verder

Vaya al Contenido
TRATAMIENTOS CONTRA PLAGAS
RATONES DE CAMPO


Podemos plantar entre nuestras plantas a proteger algunos ejemplares de Lengua de perro (Cynoglossum vulgare), Meliloto común (Melilotus officinalis) e incluso Menta (Mentha spicata). Estas plantas tienen un efecto repelente contra los ratones.

O utilizar alguno de los siguientes preparados:

TÁRTAGO (Euphorbia lathyris) , Familia Euphorbiáceas
      • Propiedades:
        Repelente para ratones de campo y topos.
        Principio activo: la euforbona.
        Sustitutos: el saúco negro e el sauquillo, de efectos menos duraderos.
      • Modo de empleo

    Extracto fermentado (800 gr. de brotes tiernos puestos a macerar algunos días en 10 litros de agua ).
    Se utilizan los tallos y las hojas siendo los extremos más ricos en principios activos. Recogerla de abril a octubre.
    Pulverizar puro alrededor de las zonas cultivadas.

      SAÚCO (Sambucus nigra)

      Familia Caprifoliáceas

      Propiedades:
             Repelente para ratones de campo y topos.

      Empleo
      Extracto fermentado a base de 1 kg de hojas frescas en 10 litros de agua, después de macerar durante 3 días. Emplearlo puro en el riego.

      Volver a inicio
      PULGONES, ...


      Este artículo sobre los pulgones es perfectamente válido para otra serie de pequeños insectos, como cochinillas, mosca blanca, ….

      Los pulgones son unos pequeños insectos, de unos 3 mm., que pueden tener diversos colores como el verde, negro, marrón o amarillo. Estos diminutos animales presentan tres características a tener en cuentas:

        • son animales muy sociales que, rápidamente crean colonias,
        • las hembras se pueden reproducir por partenogénesis, es decir sin necesidad de macho y,
        • por si fuera poco, tiene en las hormigas unas grandes aliadas ya que, el pulgón segrega una melaza (muy dulce) de la que se alimentan las hormigas. A cambio ellas las protegen de sus depredadores.

      Conociendo estas tres circunstancias insistiremos, una vez más, en la medidas preventivas. La obsevación es la primera de ellas.

      Con cierta regularidad observaremos nuestras plantaciones buscando posibles ataques de este parásito que se manifiesta porque las hojas van amarilleando y se arrugan. Si además vemos que hay muchas hormigas y existen hojas brillantes y pegajosas, seguro que existe un ataque del parásito. Esto se debe a que los pulgones se alimentan de la savia que succionan en las zonas más tiernas, como los botones florales, las hojas o los tallos, lo que va debilitando la planta al carecer de alimento suficiente y volviéndola más sensible al ataque de otras plagas.
      Una actuación rápida impedirá un gran desarrollo de la colonia.

      ¿Cómo combatirlo?

      En primer lugar proporcionando a la planta unas buenas condiciones de abonado , de agua y de luz para que crezca fuerte y pueda resistir cualquier ataque.

      Cuando aparecen los primero pulgones, cosa que suele ocurrir en primavera-verano, ya que les gusta la época seca, muchas veces podemos eliminarlos simplemente con agua a una cierta presión, que los arrastra fuera de la planta.
      De los métodos utilizados para combatirla nuestros preferidos son:

      • El agua jabonosa. Es muy eficaz.Se prepara diluyendo 300 grs de jabón de potasa, los tacos de jabón de toda la vida, en un litro de agua caliente. Esta solución se guarda para utilizarla diluyendo una parte de ella en nueve de agua. El jabón disuelve la capa de grasa que recubre el cuerpo del pulgón y este muere de frío.
      • Otras buena solución es proteger criar mariquitas, que nos ayudará a regular la presencia de pulgones. Para atraerlas podemos instalar en nuestro huerto algunas cajas para este tipo de insecto que podréis adquirir en el comercio del sector, o por internet.
      • Alguna planta aromáticas repelen a los pulgones, a la par que nos proporciona deliciosos aromas y un recurso para nuestra cocina. Entre las más efectivas podemos citar la menta, el romero, el ajo, el cilantro, la salvia, la albahaca o melisa.
      • Para usar el ajo herviremos durante media hora cinco dientes en un litro de agua. Una vez fría y colada al pulverizaremos sobre las plantas atacadas. De la misma manera podremos utilizar la cebolla.

      Otras plantas que nos ayudarán a combatir el pulgón serán:

      • La ortiga, que es un gran insecticida. Para usarla la dejaremos macerar unos 15 días en agua. La cantidad óptima se logra colocando ortigas en un recipiente y añadir agua hasta que las cubra. El proceso estará listo cuando el agua se torne oscura y huela a fermentación. Se cuela y está lista para utilizar, pero ¡ojo!. Hay que diluirla en cinco partes de agua.
      • El aceite de neem es uno de los mejores insecticidas naturales y sirve para combatir numerosas plagas.

      GUSANO DEL ALAMBRE


      Este gusano, en realidad la larva de un escabajo, ataca a multitud de cultivos, considerándose una de las peores plagas, por eso debemos prestar especial atención a la prevención.

      Hay que considerar las rotaciones de cultivos  pasando de uno que no le guste, a otros que le sean más apetecibles. De esta manera l plantar el que les guste tenemos menos cantidad en el terreno.

      Si además encalamos bien pues daremos otro importante paso ya que no le gustan los terrenos calizos.

      Una buena forma de capturarlos consiste en enterrar al pie de las plantas a proteger unas rodajas de zanahoria donde, cada mañana, podremos localizarlos y eliminarlos.

      En grandes plantaciones se puede recurrir a la utilización de cebos con Bacillus thurigiensis.

      Otras formas de controlarlos:

        • Barbecho: Dejar el terreno sin plantar, y sin malas hierbas, durante algunos meses, preferiblemente en Verano pues es calor los elimina.
        • Solarización: Aplicar estiércol, humedecer con agua y cubrir el terreno con un plástico negro herméticamente. El calor de la fermentación los eliminará.
        • Arar profundamente el terreno ya que sus larvas son muy sensibles al labore mecánico.
        • Es importante controlar las malas hierbas, especialmente a comienzos del verano que es cuando realizan las puestas..
        • Enemigos naturales: Topos, erizos, ranas, sapos, musarañas, escarabajos (carabidae), pájaros, escolopendras…
        • Solución de Tabaco: 200 gr de hoja de tabaco y 1 litro de agua. Poner en remojo 10 días, después diluir la solución en 5 litros de agua y pulverizar.
        • Trampa de Patata : si tenemos gusanos una forma de controlarlos también es con trampas de patata, que consiste en cortar una patata por la mitad y enterrarla de tal forma que van a la patata y así los podemos retirar.

      HONGOS EN GENERAL


      La aparición de hongos tiene lugar especialmente cuando se elevan las temperaturas y existe un grado de humedad ambiental elevado.

      Una medida previa, para prevenirlos, que resulta muy eficaz en el caso del tomate, consiste en plantar respetando los marcos de distancia para que la planta se encuentre bien ventilada.

      Unos hongos, los denominados ectoparásitos viven fuera de la planta, mientras que otros se desarrollan dentro de la misma. Son los endoparásitos.

      Las técnicas para combatirlos son diferentes.

      HONGOS EN LAS PLANTAS

        • 2 cucharadas de ceniza
        • 2 cucharadas de cal
        • 100 gramos de jabón líquido

      Preparación:
        Mezclar los ingredientes y filtrar con un filtro de café.

          Utilización:
            Fumigar el suelo bajo las plantas y las zonas dañadas, cada 2 – 3 días, hasta la desaparición de la enfermedad.

              HONGOS EN EL SUELO

                • 500 gr de cal
                • 500 gr de ceniza

                Repartir esta cantidade en 5 metros cuadrados removiendo la superficie de la tierra. Utilizar la mezcla antes de sembrar.

                ESCARABAJO DE LA PATATA


                El método recomendado para la lucha contra lo escarabajo de la patata es lo de la recogida directa pero, para facilitarla, utilizaremos un pequeño truco que hará que todos los escarabajos se concentren sobre unas pocas plantas más apetitosas.

                En nuestro caso probamos con éxito la melisa, planta más dulce que la patata y que les gusta mucho a los escarabajos. Colocando unas pocas plantas en los lindes de nuestra plantación actuarán como cebo, pudiendo recogerlos manualmente cada mañana.

                También se utiliza con buenos resultados la plantación de manzanilla, o el intercalando entre la patatas zanahorias y lino, que los repelen.

                Es importante realizar inspecciones periódicas para observar la presencia del escarabajo, pero sin olvidarnos de utilizar variedades de patata resistentes al escarabajo y de realizar las rotaciones adecuadas para mantenerlos lo más apartados. Resulta especialmente importante realizar este control antes de la floración, pues con posterioridad a la misma a penas causan daños.

                Podremos tomar algunas medidas de protección interesantes, como:

                  • Utilizar cobertura en torno a las plantas que sirvan como refugio a sus depredadores.
                  • Plantar entre las patatas algo de hinojo, que atrae a sus depredadores
                  • Usar variedades tempranas para recolectar antes del verano

                CARACOLES Y BABOSAS


                Los caracoles y las babosas en pequeña cantidad pueden incluso resultar beneficiosos para el huerto por su aportación al suelo de calcio orgánico a través de sus babas, pero pueden resultar un problema cuando su presencia es abundante o cuando se dedican a arrasar nuestros viveros. En este caso es necesario ejercer un control sobre sus poblaciones.

                El primero es saber algo sobre estos animales. Una de sus características es que necesitan mantener su piel húmeda constantemente lo que, muy especialmente en el caso de las babosas, los hace buscar zonas húmedas y sombreadas para acogerse de los rayos solares. Esta es la razón por la que van desapareciendo al despuntar el día.

                Para combatirlos una primera solución sería potenciar sus enemigos naturales que no resulten prexudiciais para nuestros cultivos, como pueden ser los sapos, los patos, las gallinas, los herizos....

                Otra solución puede ser proporcionándoles un cobijo contra los rayos del sol, simplemente colocando unas tejas en nuestro huerto para que se refugien allí, al amanecer, para luego proceder a su recogida directa y echárselos a las gallinas.

                También podremos eliminarlos con trampas, como la consistente en enterrar, a ras del suelo, frascos de cuello ancho, llenos de cerveza, que las atrae y en los que se ahogan.

                Una manera efectiva de proteger nuestro viveiros consiste en utilizar las cáscaras de huevo, secas y aplastadas en pequeños trozos. Los repartiremos en franjas en torno a la zona o alrededor de la planta que queramos proteger y al pasar sobre ellos las babosas o los caracoles, les quedarán pegados, y morirán. También resultan muy efectivas la sal, (aunque habrá que utilizarla con moderación para no agredir al medio), la ceniza de madera, el serrín o los posos de café.

                FUNDACIÓN GALICIA VERDE
                Aldea de Leboso
                36556 Forcarei - Pontevedra

                +34 671 22 39 05
                Regreso al contenido