Aloe - Fundación Galicia Verde


Vaya al Contenido
ALOE VERA
(Aloe vera)

Los aloes son plantas comunes de zonas desérticas y cálidas, existiendo numerosas variedades. Es originaria de la India, aunque crece también en el norte de África y en ciertas zonas del sur de Europa. Crece originariamente en zonas áridas y rocosas, normalmente entre 600 y 1800 metros de altitud.
En el hogar resulta muy útil dada su capacidad para absorber gases tóxicos como el formaldehido, el benceno o el tricloroetileno, presentes en pinturas, fibras sintéticas, aislantes, y otros materiales utilizados en la construcción. Es una planta que a diferencia de la mayoría absorbe anhídrido carbónico por el día y desprende oxígeno por la noche.
Nombre científico: Aloe vera
Nombre en español: Aloe, sábila, zábila, acíbar, áloe de Barbados, áloe de Corazao
 
Nombres en otros idiomas: Aloes (inglés) Aloë (alemán), Aloès (francés), Aloe (italiano), Àloe, sever, atzavara (catalán), Aloés, erva babosa, azebre vegetal (gallego y portugués), Belarrmintza (vasco)
CARACTERÍSTICAS BOTÁNICAS
Familia: Liliáceas/aloeas
Es una planta vivaz, a veces arborescente.
Tallo leñoso, simple, corto y cilíndrico, de 30 a 50 cm de altura.
Hojas, de 30-60 cm de largo, son carnosas, amplexicaulinadas, lanceoladas, de color verde glauco, curtinizadas, con numerosas espinas duras situadas en el margen, de color rojizo, perpendiculares al margen y algo envolventes por la base. La parte central de las hojas está ocupada por un parénquima de color marronáceo, que está cubierto por una cutícula.
Las flores son amarillas o amarillo-rojizas, de 2-2,5 cm de longitud y campanuladas. Inicialmente están erectas, pero con el tiempo se curvan hacia abajo.
El fruto es una cápsula loculicida.
CULTIVO
PROPIEDADES Y USOS
TU OPINIÓN
El Aloe se puede cultivar de diversas maneras, en maceta, en canteros, y es una planta que podemos perfectamente cultivar dentro de casa pero si queremos cultivarlo al aire libre tenemos que tener en cuenta que al ser una planta tropical, debemos reproducir las condiciones que se dan en ese clima. En el invierno necesitan una protección fuerte contra el frío y las heladas.
Lo bueno, es que es una planta muy resistente a las plagas y a la falta de agua.

 
Cultivo:
Tendremos especial cuidado con los enemigos naturales que son el exceso de agua y el frío por debajo de los 10ºC, por lo que será ideal plantarlo en lugares resguardados. Requiere mucha luz aunque no necesariamente tiene que ser una exposición directa (las plantas expuestas al sol directo pueden presentar hojas amarronadas, y las plantas nuevas pueden presentar en sus hojas líneas o puntos blancos) y el terreno tiene que ser más bien arenoso, con buen drenaje y ligeramente ácido. Una fertilización orgánica a base de posos de café, aporta el fósforo que la planta necesita para crecer en condiciones óptimas.

 
Situación:
es una planta muy resistente tanto con el calor como con la sequía. Podemos colocarlo en lugares cálidos y soleados y también se adapta a zonas de semi-sombra. En el invierno conviene protegerlo con una tela porque la helada afecta a la planta.

 
Riego:
no necesita agua debido a su gran  resistencia a la falta de agua pero si se recomienda regarla con muy poca agua cuando se dé el caso.

Marco de plantación:
Puede ser plantada manualmente o mecanizada a una profundidad de 10 a 15 cm y con un marco de plantación de 50 x 90 cm. Plantar siempre en zigzag (también denominado "a tres bolillo").

pH ideal:
Entre 5,5 y 6,5.

Multiplicación:
la forma más común y eficiente de obtener nuevas plantas de aloe es a través de la separación de los hijuelos, que suelen salir alrededor  de  las plantas de varios años. Cuando  estos hijuelos tengan una altura de unos cuatro dedos, se separan de la planta adulta bien hurgando en la tierra hasta encontrar la unión de madre-hijo o bien sacando la planta totalmente de la maceta, separando el hijo de la madre con más precisión y con todas las raíces. De esta manera, podemos aprovechar para recortar las raíces de la planta madre y añadir abono vegetal en la tierra al plantarlo de nuevo. Evitar regar durante las dos primeras semanas después de su trasplante. También se pueden utilizar las hojas para esta finalidad. Escogemos una hoja de una planta de buena calidad (que tenga una longitud de 8 cm), cortamos la base de la hoja, luego esperamos unos días (que puede tardar hasta dos semanas) hasta que ella crea una película sobre la parte cortada, y finalmente la plantamos, por lo menos una tercera parte dentro del suelo.
 
Cosecha:
la recolección de las hojas se realiza cuando el aloe es una planta adulta, es decir entre los dos y los cinco años. El corte de las hojas se hace sobre las hojas más exteriores, las más cercanas a la tierra, porque son las más viejas y tienen concentradas todas las propiedades. La herida del corte cicatriza sin alterar el crecimiento de la planta. La cosecha puede tener lugar dos veces al año si se riega la planta. La primera cosecha se puede hacer entre los meses de febrero- marzo y la segunda cosecha se hace transcurridos 6 meses, entre septiembre-octubre.
 
La planta produce una serie de principios activos además de la aloína como son la isobarbaloina, antraceno, antranol y acido aloético, Emodina, Aceite etéreo, Barbaloina, Ácido aloético, Ácido cinámico y Ácido crisofánico entre otros. También Lignina, Saponinas, Monosacáridos, Polisacáridos, Aminoácidos esenciales y secundarios. Contiene las 13 vitaminas que necesita nuestro organismo, con excepción de la vitamina D que  podemos producirla, así como numerosos minerales (hierro, calcio, fósforo, magnesio, manganeso, potasio, cromo, cobre, cinc, selenio, silicio y germanio) y aminoácidos (19 de los 22 que necesita nuestro organismo). Además su consumo acerca enzimas, esteroles, antraquinonas, saponinas y mono y   polisacáridos.
La droga consiste en el jugo desecado de las hojas, denominado “acíbar”, que se obtiene por  incisión de las mismas. Es un sólido parduzco muy amargo. El acíbar obtenido del aloe se utiliza como laxante y está especialmente indicado en aquellos casos en los que, además, se observa fisura anal y hemorroides. No es aconsejable su empleo durante la lactancia, el embarazo y cuando existen dolores abdominales.
Popularmente y en la industria cosmética, se utiliza principalmente el gel de la planta, que es la porción mucilaginosa del parénquima tisular. Por vía oral tiene uso como cicatrizante en caso de úlceras y otros trastornos digestivos, y en forma externa para tratar quemaduras, heridas y otras afecciones de la piel.

Uso terapéutico
Las propiedades terapéuticas del aloe   se manifiestan cuando la planta llega a la edad adulta, hecho que sucede a los tres años aproximadamente desde que han echado la flor.
El Aloe Vera para la piel es también utilizado como antiséptico y bactericida, ya que cuando se aplica sobre la herida forma una capa, impidiendo de esta manera que los gérmenes penetren en la herida y la infecten; además, el Aloe Vera para la piel contiene componentes específicos que ayudan a eliminar hongos y bacterias. El Aloe también es un tratamiento eficaz para las erupciones causadas por plantas venenosas como el roble venenoso, la hiedra y el zumaque. En caso de entrar en contacto con una de estas plantas, hay que frotar el aloe vera sobre la zona afectada y se   aliviará la picazón y el enrojecimiento.
El Jugo espeso de las hojas (jugo parduzco y amargo, que escurre espontáneamente del corte de la hoja fresca) se usa para casos de estreñimiento, tomando 1 cucharada de jugo fresco.
El gel de las hojas (líquido viscoso, incoloro y transparente obtenido del corte longitudinal completo de la hoja fresca) se usa por vía oral para el caso de úlceras digestivas. Con este fin, podemos beber el gel de un trozo de hoja de 10 cm más o menos, puro o mezclado con agua o jugo de fruta, 2 ó 3 veces al día. El resto de la hoja o paleta de aloe se guarda en el refrigerador para usar como cicatrizante de heridas pequeñas, quemaduras u otro tipo de laceraciones. Se aplica directamente sobre la piel, siendo conveniente hacer cada nuevo corte   del trozo remanente debajo de un chorro de agua fresca.
  
En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta planta: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota,... cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a secretaria@fundaciongaliciaverde.org.
.
Fundación Galicia Verde
Aldea de Leboso
36556 Forcarei - Pontevedra

+34 671 22 39 05
WebMaster: Enrique Banet
Regreso al contenido