Hipérico - Fundación Galicia Verde


Vaya al Contenido

HIPÉRICO
(Hypericum perforatum L).



El nombre hipérico deriva del griego “hyperikon” que significa sobre imágenes o por encima de una aparición, haciendo alusión según algunas fuentes a la propiedad que se le atribuía de hacer huir a los malos espíritus y las apariciones. Para otros autores, las glándulas de sus pétalos parecen formar imágenes, hecho que tuvo mucha importancia en la Edad Media, donde se utilizaba en los exorcismos por su virtud cabalística. El término “perforatum”, se debe a que las glándulas de  aceite situadas en sus hojas y sépalos dan a la planta una aspecto perforado, si se observa al trasluz.
 
Paracelso, parecía afirmar que servía como antihemorrágico en las heridas porque el jugo rojizo de las flores, que tiñe los dedos, era muestra de esos benéficos atributos. La tradición popular atribuía a esta planta propiedades mágicas, y se creía que protegía de las tentaciones diabólicas y ahuyentaba a los malos espíritus, e incluso se colgaba de los tejados para prevenir el rayo y los incendios. Para conseguir estas propiedades, debía recogerse en la madrugada del día de San Juan.

 
Nombre científico: Hypericum perforatum L.
Nombre en español: Hipérico, hierba de San Juan, corazoncillo, hierba militar, sanjuanes, sanjuanera
 
Nombres en otros idiomas: St. John´s wort, hardhay, tutsan (inglés) Johanniskraut, hartheu (alemán), Millepertuis, chassediable, trucheran jaune (francés), Iperico, cacciadiavoli, millebuchi, erba di San Giovanni, erba trona (italiano), Hipericâo, milfurada, erva de Sâo Joâo (gallego y portugués), Ostoargal, milazilo, asiki belarr, bioztxu (vasco), Pericó, herba de Sant Joan, periquet, foradada, tresflorina (catalán)
CARACTERÍSTICAS BOTÁNICAS
Familia: Hipericáceas

Planta herbácea perenne  que puede alcanzar entre 20 y 100 cm de altura y se ramifica mayoritariamente  por la parte superior del tallo. si se presiona fuertemente la planta, ésta  segrega un jugo de color rojizo que tiñe los dedos de color azul violáceo y  que debe su efecto al aceite esencial.

Raíz muy ramificada,  leñosa, fusiforme y tortuosa.

De uno a varios  tallos recorridos por dos costillas longitudinales, con glándulas negras y  con algunas ramas basales estériles no acabadas en inflorescencias.

Hojas, muy  abundantes y numerosas son sentadas, opuestas, elongadas, obtusas, ovadas o  elípticas, sésiles ,enteras y glabras, de 2-4 veces más largas que anchas,  con glándulas translúcidas visibles a contraluz y glándulas opacas negras en  la lámina, en el margen y en  el ápice,  este último obtuso aunque a veces mucronado.

Flores numerosas y  de color dorado, que aparecen entre mayo y agosto, son pentámeras, con  pedicelo y brácteas. Cáliz verde con sépalos libres de 4-8 mm, agudos. Corola  con pétalos amarillos, asimétricos (9-15 mm), ondulados, libres entre sí, con  glándulas negras laminares o marginales. Androceo formado por 3(4) grupos de  estambres (muy numerosos, unos 50 y se agrupan en racimillos), que aunque de  aspecto libre, los de cada grupo tienen un pequeño punto de unión en la base,  con filamentos y anteras amarillas. Ovario súpero formado por 5 carpelos  soldados. Si se observan a contraluz los sépalos o las hojas, se pueden ver  los depósitos de aceite en su interior.

Fruto en cápsula  erecta, de subcónica a ovoidea, que se abre por valvas en la  madurez, con glándulas negras en la unión  de los carpelos. El fruto tiene tres cámaras que contienen en su interior  numerosas semillas de color negro, pequeñas y redondeadas.
CULTIVO
Es una planta común de los terrenos de baja y media altura y aunque estamos acostumbrad@s a verla de manera silvestre, podemos cultivarla en el huerto también.

Cultivo:
una planta con una gran capacidad de adaptación, creciendo en distintos tipos de clima, desde los más secos a los húmedos. Es especialmente sensible al frío intenso (puede resistir temperaturas de hasta 12 grados bajo cero), a las heladas y al viento intenso. Si se planta en un lugar preferentemente soleado, la floración será más copiosa, aunque vive también de una manera cómoda en sombra parcial. El pH y las características del suelo tampoco son un problema, aunque prefiere los suelos no muy ricos, secos, preferentemente alcalinos, ligeros y que tengan buen drenaje.
Las necesidades de abonado son muy pocas, bastando con hacer un abonado de fondo cuando hagamos nuestro cultivo. En cuanto a las de riego son normales, dado el crecimiento y las características de sus partes aéreas, pero en verano agradece riegos más frecuentes para mantener la humedad del suelo.

Siembra:
se puede realizar por siembra directa en otoño, lo que permite una estratificación natural de la semilla o en primavera, con la semilla previamente estratificada. Como la semilla de hipérico tiene un tamaño pequeño, se recomienda mezclarla con arena fina, para poder hacer una siembra homogénea. Este tipo de siembra directa no se suele realizar por no poder controlar el crecimiento de otras plantas adventicias, por lo que es preferible hacer una siembra en bandejas o alveolos, anterior al trasplante. Con esta forma sembramos en otoño o finales de invierno para un trasplante en los últimos días de otoño o a principios de primavera. El marco de plantación final será de 30-40 cm entre plantas con una separación entre filas de 40-60 cm. Una vez que la planta germina durante 4-5 semanas, el desarrollo en esta primera etapa es muy lento.

Cosecha:
en el caso de siembra de otoño, en el primer año sólo se realiza una cosecha que tiene lugar en primavera.

Multiplicación:
por semillas o por rizomas. La multiplicación por semillas es un poco “caprichosa”, ya que hay que tener en cuenta que tenemos que usar semilla de un año, realizar la siembra muy superficialmente (necesita luz para germinar), lavarla para lixiviar las sustancias tegumentarias inhibidoras y estratificarla. Una semana de estratificación en arena húmeda a una temperatura de entre 0 y 5 ºC, produce una germinación más rápida y homogénea.
USOS Y PROPIEDADES
Los componentes principales son los pigmentos (la mayoría son derivados diantrónicos y antranólicos) de los cuales tiene mayor interés la hipericina y la hiperforina, esta última produce efectos antimicrobianos sobre estafilococos y estreptococos. La concentración de flavonoides es casi el doble en las flores que en las hojas, destacando el hiperósido. La concentración de aceites vegetales es máxima a mediados y finales de junio, por lo que no es pura casualidad que esta planta siempre se recogiera en la madrugada del día de San Juan. Entre los aceites esenciales están el alfa-pineno, el cineol, el mirceno, el cadineno y ésteres del ácido isovaleriánico. Contiene también ácidos mirístico y palmítico, rutina, quercetina, manitol, saponinas, ácido nicotínico, colina, pectina y compuestos con actividad antibacteriana.

Uso terapéutico
Denominada también como “árnica de los nervios”, se utiliza en el tratamiento de la astenia psíquica causada por excesivo esfuerzo intelectual. Parece ser que el hipérico además de un efecto sedante, parece tener también un efecto antidepresivo, aunque su efecto no sea tan inmediato como la mayoría de antidepresivos de síntesis. Por esta razón, se debe tomar un mínimo de 2-3 semanas antes de poder observar algún resultado. El hipérico no debe utilizarse en las depresiones endógenas graves, sino en aquellas   sintomáticas, de tipo reaccional o secundarias a una neurosis. A nivel pediátrico, se ha usado para evitar terrores nocturno y enuresis infantil.
Por vía interna, el aceite de hipérico se emplea en el tratamiento de gastritis y úlceras gástricas y duodenales. En estos casos, se toma una cucharadita por la mañana en ayunas y otra por la tarde, con el estómago vacío. La irrigación con microenemas de aceite der de  hojas frescas de hipérico y las machacamos bien en un mortero. Se dejan macerar en un litro de aceite de oliva, dentro de un recipiente de vidrio  herméticamente cerrado y se dejan reposar resguardadas del sol un mínimo de 6 semanas. Luego se ponen unos días al sol hasta que el aceite de hipérico adquiera un intenso color rojo rubí, que despre hipérico es un tratamiento para las hemorroides, sobre todo las internas. Para hacer el aceite de hipérico cogemos 100 gnde reflejos anaranjados cuando   se mira al trasluz.

Por vía externa, el aceite de hipérico se emplea como cicatrizante y en casos de contusiones, distensiones ligamentosas, equimosis y otras alteraciones   traumáticas, incluso en heridas abiertas.

También se ha comentado la eficacia del hiperósido en el tratamiento de ciertos tumores cerebrales humanos y recientes estudios parecen demostrar la utilidad   de compuestos a base de hipericina en el tratamiento del sida.

La hipericina puede ejercer un indeseable efecto de fotosensibilización. Este problema puede surgir en personas que hayan tomado esta planta y se expongan al sol posteriormente. En ese caso, se puede presentar una pigmentación discreta de la piel.
TU OPINIÓN
En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta planta: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota, ...cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a secretaria@fundaciongaliciaverde.org.
.
Fundación Galicia Verde
Aldea de Leboso
36556 Forcarei - Pontevedra

+34 671 22 39 05
WebMaster: Enrique Banet
Regreso al contenido