Diente de León - Fundación Galicia Verde


Vaya al Contenido
DIENTE DE LEÓN
(Taraxacum dens-leonis)


El término Taraxacum deriva de los vocablos griegos taraxos (alteración, enfermedad) y akos (remedio), debido a la acción curativa de la planta.  Aunque parece ser originario de Grecia, el diente de león crece de forma espontánea un poco por todas partes, en lugares húmedos, pastos y terrenos incultos de Europa, Asia, África y América boreales, si bien no se encuentra en el hemisferio sur.

Nombre científico: Taraxacum dens-leonis
Nombre en español: Diente de león, amargón, achicoria amarga, lechiriega, pelosilla, almirón
Nombres en otros idiomas: Dandelion, blowball, milk witch, yellow gowan, cankerwort, priest´s crown, swine´s snout (inglés) Löwenzahn, pfaffenröhrlein (alemán), Pissenlit, dent de lion (francés), Tarassaco, castracani, capo di frate, grugno di porco (italiano), Pixallits, dent de lleó, ferrexacó, pixacà (catalán), Dente de läo (gallego y portugués) Galkidea, aitañi lili (Vasco)
CARACTERÍSTICAS BOTÁNICAS
Familia: Compuestas/asteráceas

Planta vivaz, anual y perenne.

Raíz oscura, pivotante, que posee una pulpa lechosa.

Posee una roseta basal de hojas radicales y oblongas, de color verde brillante, profundamente divididas en lóbulos irregulares, triangulares e incurvados que por su forma recuerdan a los dientes del león. Estos lóbulos permiten que el agua de la lluvia se canalice directamente al centro de la roseta.

El pedúnculo floral, largo y más alto que las hojas, está desprovisto de éstas y mide 10 cm. El tallo es hueco y lechoso, y forma un capítulo floral solitario de brácteas recurvadas.

Flores liguladas de color amarillo intenso. Las lígulas son numerosas y terminan en cinco indentaciones.

El fruto es un aquenio con una larga expansión filiforme terminada en un ala o “paracaídas” sedoso.
CULTIVO
Aunque es una planta silvestre que crece de forma espontánea en climas fríos y templados, también la podemos cultivar en nuestro huerto.

Cultivo:
se puede adaptar tanto a zonas con luz directa como a semi-sombra pero si la cultivamos en semi-sombra o incluso en la sombra haremos que la planta blanquee, permitiendo de esta manera que las hojas tengan un sabor menos amargo. También se pueden blanquear de manera manual cubriendo las plantas con un disco de plástico o cartón sobre las rosetas, una semana antes de cosecharlas.

Siembra:
la siembra se efectúa a inicios de marzo hasta inicios de septiembre. Tendremos en cuenta que la temperatura óptima del suelo para la germinación es de 10 a 25ºC. Los semilleros pueden estar compuestos de compost y arena. Las semillas no deben ser enterradas ya que necesitan la luz solar para la germinación. Regamos bien hasta que se produzca la germinación (puede tardar entre 14 a 21 días) y cuando la plántula mida unos 10-15 cm la trasplantamos a su lugar definitivo dejando una separación de unos 15 cm entre plantas. Durante el verano prestaremos especial atención al riego, no dejando pasar más de tres días sin regarla. La siembra se puede realizar cada dos semanas en filas cortas para tener una cosecha constante de esta planta.

Cosecha:
aunque suele florecer durante casi todo el año, la recolección se lleva a cabo durante la primavera, cuando empezamos a recoger las hojas, bien para tomar en fresco o esperar a que se sequen para guardarlas en pequeños saquitos de tela. Las hojas jóvenes son las que tienen un sabor más suave y una textura tierna mientras que las maduras deben ser salteadas para ser consumidas.
Las raíces se recogen a finales de verano o principios de otoño y se guardan en un recipiente herméticamente cerrado. Para ello se desentierra la planta con una pala de punta de aguja. Dejamos que sequen y las picamos en trozos de 2-3 cm y las tostaremos a 150 ºC durante unos 10 minutos. Molemos los trozos tostados, añadiendo un cuarto de cucharadita al café o al chocolate caliente para obtener sabores maravillosos.
Las flores se cosechan cuando son jóvenes y de color amarillo brillante. Para evitar que las flores se cierren después de cortarlas, las colocamos en un tazón de agua fría, sacándolas justo antes de comerlas o servirlas.
PROPIEDADES Y USOS
Las hojas del diente  de león son muy nutritivas. Contienen un 15% de proteínas, un 338% de la  ingesta diaria recomendada de vitamina A y  dos hojas recién cortadas aportan la cantidad diaria de vitamina C. la  cantidas de hierro y  calcio es mayor  que en la espinaca, además de potasio, fósforo, magnesio, silicio, manganeso,  cobre y zinc. Otros componentes son las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B12, E,  K, P y D, biotina, inositol, ácido omega-3, flavonoides (luteolósido y  cosmosiósido), esteroles, taninos, látex, azúcares, esteroles y diversos  aminoácidos como asparagina y glutamina.

Uso terapéutico
 El diente de león es un tónico amargo que estimula  la secreción de los órganos de la digestión. Se utiliza en caso de  hipoacidez, cálculos biliares, falta de apetito y en trastornos digestivos en  general. Además, ejerce una acción sobre el hígado y la vesícula biliar, con  la que se dobla e incluso se cuadriplica la secreción de bilis.
Es especialmente eficaz y  valioso como depurativo y diurético, ya que contiene altos niveles de sales  de potasio. Su efecto diurético puede ser útil para bajar la presión  arterial, aliviar la retención de líquidos en la fase premenstrual y el  reuma. También se ha recomendado en el tratamiento de cálculos del riñón,  órgano que se ve favorecido no solamente por la actividad diurética, sino por  un efecto depurativo más general, debido a un estímulo inespecífico de la  función celular y del metabolismo en amplio, que podría deberse a los enzimas  vegetales que esta planta contiene. Por ello, se recomienda como tratamiento  depurativo de fondo en casos como el reumatismo, o como tónico general, sobre  todo en forma de las tradicionales “curas primaverales” depurativas.
Los tallos floríferos  recién cogidos, de los que se comen cada día unos 5 o 6, crudos, ayudan  rápidamente contra la hepatitis crónica, reduciendo la inflamación del hígado  e ictericia.
Tiene propiedades  anti-inflamatorias que pueden proporcionar beneficios a las personas con  asma, resfriados y otras enfermedades inflamatorias. Funciona como  prebiótico. La raíz ayuda en casos de anemia, hipertensión e hipoglucemia y  también se cita en fuentes científicas como una alternativa a la  quimioterapia en ciertos tipos de leucemias.
Externamente, el látex  elimina verrugas, lunares, granos, callos, eccemas, llagas y alivia las  picaduras de abejas, además de tener una acción antibacteriana.
 
Uso  culinario
Las raíces crudas son muy amargas pero se  pueden cocer en dos cambios de agua con una pizca de bicarbonato. Con este  fin recogemos la raíz pivotante en primavera u otoño. Es muy apreciada por  los japoneses que la toman salteada en un poco de aceite con salsa de soja, o  bien en buñuelos. Las raíces de dos años se cosechan en otoño, se secan y  tuestan para hacer un muy buen sustituto del café sin cafeína.
Las hojas jóvenes se  toman crudas en ensaladas y sándwiches y las más viejas escaldadas para  eliminar su amargor o también salteadas, en sopas, guisos, jugos y como verdura  cocida.
Las flores y tallos  florales crudos, dan sabor agridulce y color a las ensaladas. Los pétalos o  lígulas se utilizan para hacer vino, licores y panqueques. Los botones  florales antes de abrir se emplean en frituras, buñuelos, tempura y también  pueden ser conservados en vinagre, usándolos como alcaparras. Las semillas se  pueden comer tanto crudas como tostadas pero siempre mejor molidas.

Otros  usos
 
Asociado con otros  vegetales, el diente de león puede inhibir el crecimiento de sus vecinos en  caso de proximidad excesiva.
El extracto fermentado  de diente de león es un buen estimulante de la tierra y la vegetación por sus  principios activos como el ácido salicílico, el potasio, el etileno y por los  principios activos presentes en el látex amargo de las raíces.  Para hacer este extracto se recoge la  planta entera. Se puede secar, lo que en este caso, las raíces deben secarse  por separado después de haberlas cortado en trocitos. Se usa 1 kg de planta  en 10 litros de agua y luego diluir al 20% para su uso.
TU OPINIÓN
En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta planta: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota,...cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a secretaria@fundaciongaliciaverde.org.
.
Fundación Galicia Verde
Aldea de Leboso
36556 Forcarei - Pontevedra

+34 671 22 39 05
WebMaster: Enrique Banet
Regreso al contenido