Cola de caballo - Fundación Galicia Verde


Vaya al Contenido
COLA DE CABALLO
(Equisetum arvense)



La cola de caballo es una planta de las más antiguas que se conocen, debido a su enorme resistencia a enfermedades y a su fácil propagación y crecimiento. Está presente en los restos fósiles vegetales del período carbonífero. En esas épocas remotas, llegaba a alcanzar un tamaño descomunal y formaba parte de la flora de nuestro planeta. Los ejemplares actuales son un vestigio enano de lo que representaron en la Antigüedad. El nombre de Equisetum viene de equus (caballo) y seta (crin), mientras que el término arvense indica que es una especie común del campo.   

Nombre científico: Equisetum arvense
Nombre en español: Cola de caballo, limpiaplata, yunquillo, cien nudillos, candalillo, pinillo, rabo de caballo, rabo de mula, cepacaballo, rabo de lagarto, rabo de asno, hierba del platero, cola de yegua, pipas de caballo, hierba de serpiente, hierba común.
Nombres en otros idiomas: Horsetail (inglés) Schachtelhalmkraut (alemán), Prêle des champs, queue de cheval, asprelle(francés) Coda cavallina, codone, coda equina, sprela (italiano), Cavalinha, ravo de cabalo (gallego y portugués), Estañu belarr (vasco), Cua de cavall, cua d´euga, cua de rossí, sangnua, trencanua, aspreta, asprella, herba estanyera.
CARACTERÍSICAS BOTÁNICAS
Familia: Equisetáceas

Planta herbácea perenne sin flores, de porte sumamente característico, vivaz por su raíz y rizoma, que crece en lugares húmedos. La planta adulta puede medir entre 20 y 80 cm de alto, y su copa acaba en punta. Este tipo de planta se vale de esporas para poder diseminarse y colonizar nuevos terrenos.

Tallos tubulares, erectos,  articulados y huecos. Unos son fértiles, miden de 10 a 20 cm de altura y aparecen al inicio de la primavera, no se ramifican y terminan en una espiga esporangífera de color beige y sin clorofila. Los tallos estériles, son de color verde, huecos y acanalados, son de mayor tamaño (20 a 80 cm) y presentan un verticilo de escamas que se corresponde con las hojas de cada nudo. Estos tallos son los que se usan en fitoterapia.  

Las hojas surgen en unos verticilos o nudillos presentes en el tallo, que parecen recubiertos de un revestimiento escamoso.
En realidad no hay mucho secretismo para cultivar la cola de caballo. Si reproducimos las condiciones de humedad necesarias, crece rápido e incluso puede llegar a propagarse e invadir el terreno.

Cultivo:
la cola de caballo necesita mucha humedad para crecer pero a su vez debemos evitar los encharcamientos de la tierra. El suelo que necesita debe ser arenoso o arcilloso con circulación de agua (lugares húmedos junto a ríos, arroyos y paredes húmedas) y ligeramente ácido, con un pH de 6,5-7,5. Debe ubicarse en un lugar donde reciba un sol directo o parcial.

Siembra:
lo mejor es sembrar las esporas seis semanas antes de la última helada y trasplantar afuera (en macetas) a principios de la primavera.

Cosecha:
el momento ideal para empezar la recolección es a finales de verano porque es cuando la planta tiene más contenido de silicio. La mecánica es bien sencilla… con unas tijeras de podar cortamos varios tallos de los estériles (descartamos los que están descoloridos) y los atamos por la parte baja con una cuerda o alambre. Luego colgamos en un lugar venteado y resguardado de la luz directa y esperamos a que se sequen. Una vez secos los tallos, los cortamos en pequeños trozos para su posterior uso y los guardamos en un recipiente hermético hasta un año.

Cuidados:
debemos revisar las plantas en las macetas para ver si crecen (esta operación la llevaremos a cabo por lo menos una vez al mes); podar los rizomas que vayan creciendo fuera de la maceta y que sean susceptibles de poder propagarse a otros sitios (los rizomas se distinguen como enredaderas pequeñas) y estar atentos a la aparición de los tallos de fructificación (tienen cabeza en forma de cono y generalmente salen en primavera) para podarlos porque sino de lo contrario la planta liberará esporas y se podrá ir extendiendo fuera de la maceta.
CULTIVO
PROPIEDADES Y USOS
La cola de caballo es una planta muy rica en sales minerales, que llegan a representar hasta un 3% del peso seco de la planta. Destaca sus contenidos en silicio, que se presenta en parte en forma de un silicato orgánico soluble. Aparte, también posee una cantidad importante de cloruro de potasio. En primavera es cuando se produce la mayor acumulación de sales minerales.

Uso terapéutico
El abundante contenido en silicio sirve para aumentar el colágeno y la elastina, los cuales mejoran la flexibilidad de articulaciones al fortalecer los tendones y cartílagos. También ayuda a que los huesos absorban el calcio y aumente la elasticidad en los músculos y tiene un potente efecto desintoxicante, ayudando a que las células sean más resistentes al ataque de los radicales libres.
La acción más notable de la cola de caballo es la diurética, producida por su riqueza en sales de potasio, por los derivados flavónicos y por el saponósido equisetonina, indicándose tradicionalmente en caso de cálculos renales, infección urinaria baja y oliguria (escasa producción y emisión de orina con formación de edemas). El potasio además es un elemento que permite que las células transporten impulsos eléctricos, lo cual ayuda en la contracción del músculo esquelético y liso y es esencial para la función cardiaca.
Se utiliza en baños de asiento en caso de inflamación de la pelvis.
Por su alto contenido mineral, se considera remineralizante, especialmente indicada en caso de reumatismo y osteoporosis, tendinitis, gota, así con en secuelas de fracturas y cuando se precise una consolidación de los huesos. Otra indicación interesante es la regeneración de uñas frágiles.
A nivel tópico, por vía externa, produce un efecto astringente, hemostático y  cicatrizante, usándose en cosmética para la prevención de arrugas de la piel. Está indicada por vía externa en caso de hemorroides, epistaxis y otro tipo de hemorragias de carácter leve.
Aunque no se ha demostrado que presente toxicidad, es conveniente no administrar grandes dosis durante períodos de tiempo prolongados.  Si se quiere tratar una dolencia o patología en especial, se puede tomar durante un mes seguido y luego hacer un descanso del mismo tiempo.

Otros usos
Es un insecticida natural, por lo que es recomendable sembrarla junto a otras hierbas para alejar la presencia de plagas.
Destacamos su acción fungicida cuando se hace un extracto de esta planta, lo que puede estimular las reacciones defensivas en las plantas sobre las que rociamos ese extracto. El de cola de caballo se ha demostrado que es eficaz contra la monilia, la roya, el moteado, la lepra del melocotonero y sobre algunas virosis. La manera de realizar este extracto es haciendo una decocción de 50 gr de cola de caballo seca puesta a hervir en 5 litros de agua caliente durante 1 hora. Usamos diluída al 20%. Pulverizamos de manera preventiva los cultivos de primavera a verano, pero en tiempo más bien fresco.
La acción conjunta de los extractos de ortiga, consuelda y cola de caballo es un gran clásico para redinamizar y remineralizar.
Para reforzar las defensas inmunitarias de las plantas, os dejamos una fórmula de Michel Barbaud llamada inmuno-hoja. Se usan 4,5 litros de extracto de consuelda, 2 litros de extracto de cola de caballo, 2 litros de suero, 1 litro de sulfato de magnesio y medio litro de vinagre de sidra. Añadir otros 10 litros de agua de calidad, dinamizar durante un cuarto de hora girando con un palo de escoba un rato hacia la izquierda y otro rato a la derecha, creando así un remolino. Pulverizar tal cual sobre las hojas, por la mañana temprano o tarde al atardecer.
TU OPINIÓN
En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta planta: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota,...cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a secretaria@fundaciongaliciaverde.org.
.
Fundación Galicia Verde
Aldea de Leboso
36556 Forcarei - Pontevedra

+34 671 22 39 05
WebMaster: Enrique Banet
Regreso al contenido